miércoles, 22 de abril de 2009

Afecciones en los pies

Calzado inadecuado, medias de fibras sintéticas, humedad y factores hereditarios suelen ser enemigos declarados de los pies, esa zona del cuerpo que generalmente recordamos cuando la incomodidad o el dolor nos avisan que algo anda mal.


Las afecciones más fre­cuentes que se producen en los pies son las defor­maciones y las micosis. Las deformaciones de los pies pueden adquirirse a lo largo de la vida o bien ser hereditarias. Algunas de las deformaciones adquiridas más frecuentes son: uñas encarnadas, juanetes, dedos en forma de martillo o garra y deformación del dedo meñique.


Estas deformaciones pueden corregirse o tratarse mediante terapias que se basan fundamentalmente en el uso de siliconas, geles o polímeros siliconados. La aplicación de estos productos dan como resultado una descarga o corrección del problema. El juanete, una de las deforma­ciones que más preocupan a hombres y mujeres, puede tra­tarse con estas terapias y solu­cionarse por completo cuando el caso es incipiente y afecta a jóvenes que no han cumplido aún los dieciocho años.


Como evitar afecciones en los pies


Micosis de piel y de uñas

Entre las micosis podemos señalar dos tipos diferentes: por un lado las profundas, que se producen generalmente por factores endémicos y suelen darse con más frecuencia en adultos que en niños,- por el otro, las superficiales, que se localizan en la epidermis, son casi siempre contagiosas, ata­can piel, uñas y pelos y nece­sitan humedad para su desarrollo.


Dentro del grupo de las micosis superficiales podemos destacar la onicomicosis, una afección crónica de las uñas que se da generalmente en los adultos y que se reconoce por los cambios en la coloración de las uñas, hipertrofia y engrosamiento de las mismas. Algunos de los factores que podemos señalar como desen­cadenantes de la onicomicosis son: el uso de calzado inade­cuado, medias ajustadas o sin­téticas, trastornos circulato­rios, medicación inmunodepresora, diabetes o herencia, entre otros.


Otra micosis de aparición fre­cuente es la dermatitis de con­tacto, que se produce como consecuencia de la acción que ejerce un calzado en contacto con la piel del pie. Se presenta como un enrojecimiento de la piel, donde generalmente queda marcada la forma del calzado. Otras micosis pueden afectar los espacios ubicados entreme­dio o debajo de los dedos pro­duciendo descamaciones en esas zonas del pie.


Más vale prevenir que curar

En general prevenir es mucho más fácil y menos costoso que curar. Además, existen innume­rables situaciones que podrían evitarse con un mínimo de atención. En el caso de los pies se trata de nociones básicas de higiene o cuidado a la hora de elegir un calzado adecuado o una media. En invierno deben usarse medias de toalla o algo­dón y en verano de hilo. Es preferible no usar medias de nylon, pero si por alguna razón no puede evitarlas trate de ele­gir colores naturales, ya que las tintas oscuras pueden producir alergias.


El uso del calzado inadecuado para la época también trae consecuencias no deseadas. Usar continuamente borce­guíes o zapatillas producirá ex­cesiva sudoración en sus pies. En general se recomienda usar zapatos cerrados exclusivamen­te en invierno y aun en esta es­tación del año deben alternarse distintos tipos de calzado, ya que el uso continuo de los mis­mos puede producir dermatitis por contacto. Bajo ningún pun­to de vista use zapatillas sin medias.


Siempre que elija un zapato cerrado controle que correspon­da con su medida (calcule que el pie se estira medio centíme­tro en cada pisada), prefiera los de cueros blandos, capellada alta y no muy finos y con un taco de alrededor de 3 centímetros. En verano se reco­mienda usar zapatos de colores claros. Si se va de vacaciones al mar proteja la piel del pie con cremas humectantes ya que la sal y el yodo la resecan excesivamente. Además evite el uso prolongado de ojotas plás­ticas o de goma. Si decide realizar por su cuenta el corte y esmaltado de sus uñas, tenga cuidado de no cor­tarlas demasiado, no sacar las cutículas y no realizar cortes que lesionen los bordes de la piel. Cuando esmalte sus uñas elija un brillo suave o lacas antimicóticas (además de darles color protegen a la uña de las micosis) dado que existen es­maltes que pueden mancharlas definitivamente.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
La medicina general. Design by Wpthemedesigner. Converted To Blogger Template By Anshul Tested by Blogger Templates.